Panaderas

Panaderas de pan duro
Hambre, piel, madera y vino
El corazón de esta mesa
Suena lo mismo que el mío

Tengo dos manos y un cazo
Una mesa y cuatro patas
Seis lentejas con dos piedras
Y una pena germinada

El cazo no tiene nada
La mesa canta de oído
Las dos piedras me las como
La pena se me ha podrido

Alrededor de una mesa
Cuando el plato está vacío
Es un manjar para el alma
La canción con su estribillo

No tengo nada en la olla
Escucha lo que te digo
No tengo mula ni torda
Ni padrino ni apellido

Tengo un cuartillo de vino
Unos ojos que me miran
Unos labios que me nombran
Y en el alma una fatiga

Tengo dos manos honradas
Tiernas y duras a un tiempo
Tengo ganas de cantar
Sembrar romero en el viento

Alrededor de una mesa
Cuando el plato está vacío
Es un manjar para el alma
La canción con su estribillo

Panaderas de pan duro
Arrulladas en alambre
Si las miras a los ojos
Se puede engañar el hambre

Panaderas de pan duro
Hambre, piel, madera y vino
El corazón de esta mesa
Suena lo mismo que el mío

Alrededor de una mesa
Cuando el plato está vacío
Es un manjar para el alma
La canción con su estribillo

Esta entrada fue publicada en ciclos vitales, de trabajo, repertorio. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *